Suelo laminado

El suelo laminado o también llamado genéricamente sintéticos imitan el acabado de la madera natural. Existen dos grandes grupos en los que podríamos clasificarlos, como son los propios laminados y los vinílicos. Este tipo de parquets se instalan con el sistema flotante, es decir, no se unen a la base, y la forma de unión habitual entre lamas es el sistema click, un encaje entre ellas que permite no utilizar colas generalmente.

Originalmente pensados para lugares de uso muy intenso y comerciales, los parquets sintéticos se han ido adaptando a las viviendas perfeccionando así los acabados y texturas. En la actualidad es el más utilizado a nivel particular por su resistencia al desgaste y su fácil mantenimiento. Por ello muchas marcas han optado por su fabricación dando lugar a una amplia variedad de modelos, colores, formatos de lama y texturas.

Cuando se toma la decisión de instalar parquet laminado, además de donde, hay que tener en cuenta el uso que se le va a dar al parquet así como la calidad del mismo, y es la composición de la última lámina la que le otorga la calidad y resistencia al laminado. Dicha calidad es mensurable con dos escalas utilizadas a nivel global clasificando los parquets por “Clase”, siendo la clase 31 la calidad más baja, y cuanto más elevado el número, mayor calidad. Y su resistencia según la escala “AC” siendo AC3 la resistencia más baja y AC6 la resistencia más alta utilizados para usos comerciales e industriales.

Si tiene dudas sobre cual es el parquet que mejor se adapta a su situación, nuestro técnico parquetista le aconsejará en base a sus conocimientos y experiencia.

Marcas de suelo laminado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies